Ir al contenido principal

Experiencia: Carmen

Carta a mi marido.

Hola cariño

Tengo ganas de decirte gracias por tanto tiempo lo agradecida que estoy que abriste mis ojos, mi mente y mi mundo. Sí, me tomó un tiempo para llegar a este punto, y sí, me sentí herida en el primer momento.  Creo que la mayoría de las mujeres quedarían impactadas cuando se enteran de que su marido quiere que tengan relaciones sexuales con otros hombres, pero esa es la forma en que se nos dice como pensar en nuestra sociedad. 

A los hombres se les permite e incluso espera conquistar a otras mujeres, pero se espera que nosotras permanezcamos fieles a nuestros hombres. 

Pero esa no es la única forma en que tiene que ser. Yo, como mujer, debería poder permitirme abrazar el sexo libremente y admitir que me encanta el sexo tanto como a un hombre. Debería poder  mirar libremente a un hombre atractivo y olvidar el  'qué pasaría si'  en mi mente. 

Debería estar permitido tener mis fantasías y no ser juzgada por ellas. Internet está lleno de lo que los hombres fantasean y se tolera en esta sociedad. Es lo más normal.

Ahora, yo no puedo creer la libertad que disfruto; libertad en mi mente, la libertad en mi espíritu, y la libertad en mi mundo. Y la confianza en mí misma, es muy energizante sólo pensar en todas las posibilidades que se abren ante mi, con tu apoyo y respaldo.

Es ideal para sentirme admirada y deseada como mujer. 

Sí, tengo que admitir que me gusta dar por sentadas las pequeñas cosas que haces para hacerme sentirme cómoda, cálida y querida. Pero hay veces que no quiero sentirme así y quiero sentirme caliente y excitada. A veces, deseo dejar de lado la mujer responsable y ser una chica mala. 

Claro que me daba miedo las primeras veces, tener relaciones sexuales con otro hombre y tu mirándome. Pero al ver que lo disfrutabas , se desvaneció esa preocupación en mi.  Al ver que tu miembro quedaba satisfecho, y viendo tu entusiasmo en ayudar a mi cuerpo cubierto de sudor estremeciendose de placer convertido en algo más que un acto, fue un evento y una memorable ocasión !! 

Eso hace que sea aún más aterrador el primer momento de tener relaciones sexuales con otro hombre sin ti allí. Si estuviera viendote, puedo ver tu reacción, ver tu disfrute, escuchar tu aliento y sentir tu intensidad.

Pero sin ti no, mi mente se distraía  con pensamientos como ¿me abrazarás cuando llegué a casa? ¿Estarás preocupado o estarás dormido? o ¿tendrás tantos celos que tengo que tener miedo? 

Esto puede sonar mal, pero no me parecía tener derecho a disfrutar del miembro de otro hombre sin ti allí. Porque al principio, para mi tu lo eras todo. 

Pero la forma en que me hiciste sentir cuando llegué a casa borró todas esas preocupaciones. Todavía me preocupo y tengo miedo, pero cada vez es menos. Ahora ya puedo disfrutar de mi nuevo pene, y una vez que lo hago la diversión es  volver a casa y disfrutar de mi vieja polla nuevamente. 

Tienes suerte de tener una mujer que disfruta del sexo tanto y tengo la suerte de tener a un hombre que me deja y me anima a disfrutar de ella. Conozco la vida  sexual de algunas de mis amigas, y no quiero eso. Podemos tener toda la miel. 

No quiero dejarte perder. No estoy buscando un reemplazo y no necesito un reemplazo. Te quiero a ti, pero me gusta descubrir puntos nuevos en mi sexualidad. ¿Cómo podría reemplazarte? Tú me das, o permites que consiga, todo lo que una mujer podría desear. 

Me das la seguridad de un hogar. También me das, o permitir que encuentre, la emoción; la emoción de la caza, el flirteo, la burla, la excitación de descubrir  lo nuevo, el nerviosismo de una nueva relación, la confianza para tomar el riesgo en ella y ver lo que puede suceder, lo que se puede disfrutar, sabiendo que si no, bueno, porque tengo el mejor marido en casa. 

¿Cuánto te gusta ver a un tipo que me hace llegar al orgasmo, aunque sabes que desde que disfruto de esta libertad, los mejores orgamos los disfruto contigo. Sí, a veces he sentido orgasmos increibles con otros hombres, pero eso no te debe hacer sentir mal. Estoy contento con este estilo de vida y soy feliz contigo. Quiero disfrutar contigo. 

Querías que yo disfrutara de lo que ahora hago y de manera abierta y ahora felizmente puedo admitirlo. Me excita saber que te pones duro cuando me miras, o que estás masturbándote mientras estoy fuera, pero pensando en mi. 

Ahora no tengo miedo de decir que yo quiero y necesito más vergas de lo que puedes ofrecer. Las mujeres podemos disfrutar más y más tiempo, y disfruto más con más de una para mi. 

Así que deja de lado tus temores y disfruta de la sexualidad junto a mi. Es divertido, puede ser más divertido, y tu lo sabes y quieres. Tú eres mi fuerza, mi roca, y eso es lo que me deja tener tanta diversión en este estilo de vida, sabiendo que pase lo que pase con los demás, siempre te tendré  allí. 

No quiero hacer esto cada vez que tenemos sexo. Es algo divertido para disfrutar cuando nos apetezca. Abracemos todo, abracemos la diversión, abrazame cuando quieras!

Comentarios

Entradas populares de este blog

5 Motivos por los que tu marido fantasea con verte con otro hombre.

Si aún estás sorprendida por enterarte de la fantasía de tu marido, no sufras.
Aquí comparto los cinco motivos por los que sueña con ver esa fantasía realizada. No sufras. Tu marido no es un degenerado. Lee y entiéndelo mejor.

1. A tu marido le gustaría estar en el lugar tuyo, es decir, es un soñador cruzado, eso si, muy morboso.

Algunos hombres se excitan al pensar en sí mismos como mujeres, aunque les cueste reconocerlo a sus parejas.

Esto puede incluir fantasías de encarnación femenina completa o algo parcial como usar ropa interior femenina. El soñador cruzado es técnicamente heterosexual, pero también sueña con ser una mujer teniendo sexo con otro hombre. La visión de su esposa durmiendo con otro hombre induce una respuesta erótica en parte morbosa, en parte empatía y en parte envidia.

Esto te parecerá confuso, pero el sexo cruzado es un área confusa de la sexología. Este tipo de hombres a menudo se sienten atraídos sexualmente y simultáneamente por sus esposas, y a la vez que se …

La historia de Belén, por poner un nombre.

Estoy saliendo con cuatro hombres fuera de mi matrimonio, y el dormir con ellos ha hecho mi relación con mi marido más fuerte. Sé que va a sonar mal, pero es así.

El perseguir múltiples relaciones ha tenido un impacto positivo en mi matrimonio.
Lo descubrí por casualidad. Hicimos una encuesta sobre fantasías y nos rebeló bastantes ideas. Mi sorpresa fue que a él le excitaba imaginarme con otros, o compartiéndome. Yo realmente cuando me masturbaba pensaba en situaciones, u otros hombres. Me gusta mi marido, pero siempre he fantaseado con otros.

He admitido estar en relación con cinco hombres diferentes a la vez - sólo uno de los cuales es mi marido - y afirmo que los otros hombres en mi vida realmente han ayudado a fortalecer mi matrimonio. Ahora diría que somos indestructibles, porque los dos disfrutamos de este estatus. Si viera que él no disfrutara evidentemente no lo haría.

Soy una mujer de 39 años y había  estado en relación con mi marido durante la mitad de mi vida, pero afirmo q…

Varios Consejos Prácticos de UNA que ya dió el paso.

Voy a tratar de aportar desde mi experiencia un poco de luz a este aspecto. 

Intentaré ser lo más práctica y real para las mujeres "dudosas".

No creo que se deba considerar este artículo como una guía para todas, pero no descarto que pueda servir a más de una pareja para ver los beneficios y los contras de esta práctica y afianzar así su relación de pareja.

¿Eres una más entre los millones de mujeres que se enteraron de que su marido fantasea con que tengas sexo con otros hombres?

¡Bienvenida al club!

Espero que hayas pasado el shock inicial. Tal vez incluso has llegado al punto en el que no es necesario que te diga lo afortunada que eres. Si no es el caso, entonces debes saber que puedes llegar a este punto si sientes lo que otras mujeres como yo hemos aprendido.

Si eres como la mayoría, no eras consciente de que tu marido tenía estos deseos al principio. Llevabas tu vida matrimonial pensando que conocías a tu marido mejor que él mismo. ¡Ja, ja! Muy gracioso.

Dependiendo de cuán…