Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2017

La experiencia de Laura

Apreciada Alicia, quiero compartir mi experiencia personal, y si lo deseas, puedes compartirla. No voy a dar datos reveladores.

Estoy casada desde hace 20 años. Amo a mi marido. Tengo 2 hijos. Vivo en una gran ciudad en un barrio nuevo. Mi marido desde hace muchos años me pedia que le fuera infiel. Lo pase muy mal en aquel tiempo. Tiempo en que yo estaba enfocada en criar a mis hijos. 

Yo no queria hablar ni del tema, pero siempre cuando teniamos sexo me lo recordaba. Era bastante pesado en este tema. Un día me dijo que leyera una información. Ahi me envio a tu blog. Encontré la página fascinante y me abrio los ojos. Aunque nunca me he atrevido a dar el paso. Siempre me ha dado mucho miedo a engancharme de otro hombre y que la cosa acabara mal.

Un día hace un año aproximadamente me invente una historia. Habia salido a cenar con compañeras de trabajo y entre la bebida y el sueño, al regresar a casa paso algo. Por la noche no habia pasado nada. Fuimos a bailar a una discoteca y si que tuve…

Cuckquean para variar !

Recientemente me he enterado de la existencia de las Cuckquean, que es el caso contrario al nuestro, pero me ha parecido interesante compartirlo, y sobre todo, saber si alguien de mi audiencia lo practica o le excita la idea. Imagino que muchos hombres dirían de entrada que si. Veamos. Cuckquean es el opuesto del término “cuckold”, derivado del inglés medio en torno al año 1562. Cuckquean se refiere a la mujer que disfruta con un marido adúltero. Se refiere habitualmente al fetichismo en el que la satisfacción sexual se obtiene por el hecho de que un hombre tenga relaciones sexuales con una o varias mujeres que no sean su novia, prometida, esposa u otro tipo de relación sexual a largo plazo, es decir, los roles opuestos de una relación de “cuckold”. Una mujer fetichista de “ser cornuda” (cuckquean) es consciente de las actividades de su marido, a veces animándole activamente, y obtiene placer sexual por ello. Entre fetichistas del “cuckold” y “cuckqueanry”, la simulación de reticencia…