Ir al contenido principal

Las fases de los miedos en el proceso.

Recientemente y revisando correos de hombres o mujeres, me estoy dando cuenta, que en el fondo, es el miedo lo que impide dar el paso. Por eso, voy a tratar de definir las fases de los miedos. No es que vayan en ese orden, pero estoy convencida que la mayoría de veces si.

Primer Miedo. El miedo a confesarlo.
En el 90% de los casos es una fantasía del hombre que le excita. Se masturba pensando en ella, y busca porno que le recuerde el tema. Como es un tema tabú en la sociedad, no se atreve a hablarlo con nadie. Desearía con todas sus fuerzas poder confesarlo a su mujer, pero no es así. Poco a poco, la situación le va excitando más, e incluso con la esposa, empiezan a fantasear con ello, pero sólo cuando hacen el amor. No lo hablan fuera. Se inventan situaciones en la cama donde un tercero entra en acción, y la verdad, lo disfrutan plenamente conjuntamente, pero aún es tabú incluso dentro de la pareja. Un día, él rompe su miedo y le confiesa a ella que quiere hacerlo realidad.

Segundo Miedo. El miedo a "¿ya no me quiere?
En esta segunda fase, el miedo le entra a ella. Él le ha confesado su oscuro deseo. Él se ha sacado un verdadero peso de encima, y se siente liberado. Ahora es ella la que se siente dolorida y desconcertada. Si su vida iba bien. El sexo no estaba mal. ¿Porqué me pide eso? ¿Ya no me quiere?  ¿tendrá una amante y se siente mal, y su manera de no sentirse culpable es dándome libertad a mi?
En esta fase ella puede pasarlo mal. Al ser un tema tabú tampoco se atreve a confesarlo ni hablarlo con nadie. Con suerte con una amiga de confianza. Su consejo puede ser válido o no, porque no está en situación real. Quizás busque información. Esta puede ser una opción válida. Muchas mujeres llegan aqui resolviendo sus dudas. También pueden llegar a lugares distintos y muy respetables donde sus consejos sean totalmente adversos. Ella busca información y va viendo que no es nada raro ni extraño.  Debe resolver sus dudas y empieza un diálogo con el marido. ¿Es realmente lo que quieres? ¿No será una excusa para ir con otra? . Ahí él acostumbra a aceptar y confesar su verdad. Ella acepta que quizás pueda ser, o quizás le reconoce que no la motiva, pero por dentro, un aire de libertad la invade y con el tiempo, eso la motiva, porque vuelve a poder sentirse deseada por otros hombres sin remordimientos de conciencia.

Tercer Miedo. ¿Y si me abandona? ¿La habré fastidiado?
El miedo vuelve a aparecer en él.  En este momento, ella ha superado su  miedo, y él empieza a visualizar su fantasía hecha realidad, pero empiezan a aparecer malos pensamientos. ¿No me estaré equivocando? ¿ Y si se enamora de otro y me deja? Luego empieza un verdadero momento de sufrimiento donde los celos aparecen por primera vez y él sufre. Es una fase de dudas. Cuando está excitado lo acepta, pero en frío le vienen las malas imagenes, y se arrepiente. A ella esto la desconcierta mucho y se siente confundida. Normalmente esta fase aparece cuando ella empieza a dar algún nombre real y la situación empieza a ser posible. Es el peor momento. Aqui la mayoría de parejas o dan el paso definitivo o vuelven para atrás, pero ya nunca la situación será la misma, ya que él en situaciones de excitación volverá a la carga, y ella, le negará toda posibilidad incluso de fantasearla. Es complejo. Pero hay parejas que dan el paso definitivo.

Cuarto miedo. ¿Con quién?
El miedo vuelve a ella cuando ha de pensar en quien es el candidato. ¿Un antiguo amor? ¿Un  deconocido? ¿Un amigo de ambos?
Cada pareja debe resolverlo a su manera y comodidad. De la manera que se sientan mejor. Yo ya he compartido en otros articulos mis preferencias personales. Son las mías.
Muchas veces quedan ya para la acción, pero en el útimo momento aparece el miedo y se tiran para atrás. El miedo se supera haciendo lo que te da miedo. En esta fase, yo he recomendado alguna vez que se puede hacer una simulación. Sé que ha funcionado en muchos casos. Ella simula que viene de una cita con otro, y lo comparte con su marido. Si la cosa ha ido bien, al final se confiesa que no era real, pero que quizás algún día lo sea. Si la cosa no ha ido bien, se confiesa que sólo era una prueba para ver como reaccionaba él. Si la cosa va bien, normalmente se pasa a la acción real.

Quinto miedo. ¿Se habrá enamorado de él?
Es normal, lo he repetido muchas veces que la mujer sienta algún enganche con el amante, pero si tiene claras las prioridades, sabrá que a quien realmente ama es a su marido. Estará profundamente agradecida a él y eso lo recordará siempre. Pero él notará cambios en ella. Son evidentes. Ella estará con más vitalidad. Se sentirá mejor con más autoestima. Se volverá a sentir deseada y eso nos encanta. Su vida se revitalizará y eso despistará mucho a ellos. Quizás no contaban con ese cambio, y al principio les despista, y les vuelve a entrar el miedo. Si todo va normal, y su mujer le sigue demostrando su amor, yo creo que incrementado por la libertad que sabes que tu marido te ha proporcionado, sus dudas desaparecerán y volverán a sentirse una pareja plena y total, con una confianza mutua nunca antes vivida.

Quizás hayan más miedos. 
Uno que suele darse en ellas posterior es ¿me estaré volviendo una adicta al sexo? ¿No me estaré excediendo en ello? No hay una respuesta correcta. En la vida habrá etapas de todo. De mucho sexo, de mucho amor, otras menores. Lo importante es dejar de pensar en correcto o incorrecto, y pensar más en ser feliz sin hacer daño a nadie.

Os quiero.



Comentarios

Reina ha dicho que…
Parece que nos hayas descrito, seguiu-nos con el tercer miedo, y aunque aun no hayamos dado el paso porque ninguno de los dos se siente comodo con Ello, creo que algun dia llegarà, està por ver, mientrastanto, muchas gracias, post como los de hoy me Dan animos porque pienso que ni estoy loca ni sou la única a quien les pasa.

Demasiado prejuicios tenemos y dejamos que influyan en nuestro bienestar.

Besos
Anónimo ha dicho que…
Alicia has pensado en abrir una cuenta en twitter donde puedes publicar sin censura como pasa en facebook??? Cariños.
Anónimo ha dicho que…
Me has acojonado con tu lista. Se ha cumplido a rajatabla.ahora estamos en la cuarta. Cenando nos ha servido para hablarlo y ver que vamos bien encaminados. Gracias por tus acertados consejos.
Montse.
morbus sensuale ha dicho que…
Antes de continuar, celebrar volver a leerte. Tuve muy serios problemas por tercera vez en mi anterior cuenta con lo que ya abunda en demasía. Los depravados virtuales.

Fan incondicional tuyo a pesar de ser hombre. Y sin dudarlo un instante, cuando se da la ocasión, recomiendo tu blog a parejas recién iniciadas o que no hayan dado el primer paso y esté ahí, la fantasía dándoles vueltas.
Este post precisamente es imprescindible. Antes de ayer mismo, una vez solucionado el contratiempo de mi anterior cuenta y resucitar ésta, a una pareja novata que se puso en contacto conmigo (tod@s los que hemos tenido o tenemos experiencia en el universo liberal , tenemos experiencia porque alguna vez también fuimos noveles. Parto de ahí para relajarles)
les enlacé este post tuyo que además se revaloriza con los comentarios que van añadiendo tus imprescindibles seguidor@s.

Esta mañana una escueta respuesta de agradecimiento me hizo sentir muy bien indirectamente.
Claro que hay otros miedos. Por no obviar los daños colaterales que este mundo renovado de las nuevas tecnologías que parece que ayudan (paginas de contactos, anuncios , etc etc ) Están creando más dificultades que facilidades.

Si hablo en nombre de l@s seres con cierta o mucha experiencia ya ni te cuento con las parejas novatas que pueden caer en mil problemas que puedan acabar por destrozar esa fantasía que en principio es mutua o acaba siéndolo.

Ayer noche en la radio en el programa de radio, Gente Despierta , entrevistaron a la conocida sexóloga Valerié Tasso. Una entrevista sobre su nuevo libro "Sexo 4.0"

Y en la línea de mi comentario, habló de las parejas liberales, del mundo swinger, cuckold (acrónimos anglosajones que como tú, querida yo también no es que deteste. Me cansa) Comentó una consulta de una pareja en su consulta valga la redundancia, sobre este nuevo mundo de la tecnología que parecía ayudar y multiplicar y fue para ellos todo lo contrario.

Un jarrazo de agua fría.
Y no me extraña. Aun yo siendo hombre, he tenido que cerrar cuatro cuentas por depravados, tíos que se hacen pasar por mujeres, y también parejas que me exigían explicaciones en no más de tres líneas para luego ser insultado etc.

Como bien dijo Valérie y estoy con ella ...
El morbo casi se ha extinguido
Y fue fundamental en mi primera experiencia con mi primera pareja liberal
Aun no doy crédito de cómo lo hacíamos y lo mucho que disfrutábamos en los tiempos de las cabinas telefónicas.

Con tu permiso, añado solo una pequeña parte de una entrevista a el díario, El Confidencial

"hay un componente de prohibición que al deseo le gusta y es lo que genera morbo."
Hoy hay tantísima facilidad que se está perdiendo el punto morbo que no deja de ser como esa mano que empuja la fantasía "
Valérie Tasso

Un gran abrazo querida!




Anónimo ha dicho que…
Madre mía, más alto se puede decir, más claro, no

Entradas populares de este blog

Varios Consejos Prácticos de UNA que ya dió el paso.

Voy a tratar de aportar desde mi experiencia un poco de luz a este aspecto. 

Intentaré ser lo más práctica y real para las mujeres "dudosas".

No creo que se deba considerar este artículo como una guía para todas, pero no descarto que pueda servir a más de una pareja para ver los beneficios y los contras de esta práctica y afianzar así su relación de pareja.

¿Eres una más entre los millones de mujeres que se enteraron de que su marido fantasea con que tengas sexo con otros hombres?

¡Bienvenida al club!

Espero que hayas pasado el shock inicial. Tal vez incluso has llegado al punto en el que no es necesario que te diga lo afortunada que eres. Si no es el caso, entonces debes saber que puedes llegar a este punto si sientes lo que otras mujeres como yo hemos aprendido.

Si eres como la mayoría, no eras consciente de que tu marido tenía estos deseos al principio. Llevabas tu vida matrimonial pensando que conocías a tu marido mejor que él mismo. ¡Ja, ja! Muy gracioso.

Dependiendo de cuán…

69 picantes consejos para nosotras

Aquí hay una lista de 69 ideas divertidas que encajan en lo que nos gusta.

No voy a mentiros. Las encontré en internet y creo que muchas de ellas son creativas. Puede ser que te den ideas de trabajar en tu relación de pareja. Si tu marido es como el mío apuesto a que le gustarán.

1. Regularmente formular observaciones a tu marido acerca de otros hombres que te encuentran atractiva.2. Recuérdale a tu marido que prefieres pollas grandes durante el sexo. (la mayoría tienen complejo de pequeñas y eso les dice inconscientemente que necesitas otras más grandes).3. Di a tu marido acerca de las cosas que tu amante hace mejor sexualmente.4. Di a tu marido cada vez que tengas relaciones sexuales con pensamientos en otras personas.5. Haz que tu marido te observe como te preparas para salir de casa (de caza o no).6. Afeitate el sexo y dile a tu marido que es debido a que otro hombre te lo pidió.7. Haz que tu marido te bañe, te afeite las piernas y el sexo, o prepare la ropa, las joyas y el perfume…

Mi marido explica

Comparto una carta que me escribió mi marido (a petición mía) sobre que sus sentimientos y deseos para compartirla con vosotras. Sé que este tipo de explicaciones os sirven de ayuda para entender algunas cosas reales. Le pedí la escribiera como si se la contara a un amigo de confianza sin tabúes. Espero os sirva de ayuda.  A mi me reveló algunas cosas que no apreciaba. Aprovecho para declarar que Yo también le amo por cómo es. Gracias amor !



Te quiero contar mi relación con mi mujer y lo que yo deseo y disfruto. Cuando nos conocimos ella me cautivó por su belleza pero más aún por su seguridad en ella misma. Tuvimos sexo de inmediato. Yo no tenia experiencia previa, y ella había salido con varios chicos ya. Según me contó había tenido sexo con tres anteriores a mi. Al principio el sexo para mi se limitaba a practicar sexo directamente experimentando lo tipico que los jóvenes quieren experimentar. Recuerdo que al principio no me gustaba trabajar con mi boca. Siempre lo hacíamos con pres…